Tumores Cerebrales

En los Estados Unidos 1 de cada 100 casos de cáncer que se diagnostican al año, es un tumor cerebral. La mayoría de los tumores malignos y cánceres del cerebro se extienden desde otros tumores del cuerpo al cráneo, esto incluye el cáncer de mama y de los pulmones, el melanoma maligno y las células cancerosas de la sangre (como la leucemia y el linfoma). Algunos tumores del cerebro se originan en las células que sostienen los nervios del cerebro, donde pueden desplazar a las células normales y desde ahí extenderse a otras partes del cuerpo. Los tumores pueden destruir tanto tejidos como causar problemas en otras partes del cuerpo debido a la presión que ocasiona el tumor en el cerebro.

Los tumores en el cerebro se pueden agrupar dependiendo del tipo de célula que se ve comprometida (como meningioma, astrocitoma, linfoma, etc.) o por el lugar en el que se encuentran dentro del cerebro. Células con metástasis pueden crecer en una o en varias áreas del cerebro. Casi la mitad de los tumores en el cerebro no son cancerosos (son benignos), crecen despacio y responden bien al tratamiento.

Síntomas

Los síntomas que pueden ocasionar los tumores cerebrales dependen de su localización, tamaño, índice de crecimiento y etapa. Algunos tumores benignos en el cerebro que crecen lentamente pueden hacerse grandes antes de presentar síntomas debido a que a menudo no hay hinchazón de los tejidos del cerebro. Sin embargo, si por su localización o tamaño, no pueden ser fácilmente extirpados, pueden amenazar la vida al igual que los tumores malignos.

Las personas que presenten síntomas que no desaparecen deben visitar a su doctor de inmediato. Por lo general, los síntomas de cáncer en el cerebro son:

  • Pulso y ritmo respiratorio anormal
  • Dolores de cabeza profundos, entorpecedores, recurrentes y persisten sin alivio por periodos largos
  • Dificultad para caminar o hablar
  • Mareos
  • Problemas con la visión incluyendo visión doble
  • Ataques
  • Vómito
En etapas tardías del trastorno, pueden surgir cambios dramáticos en la presión sanguínea. Los ataques son un síntoma común causado por tumores cerebrales benignos o cánceres de lento crecimiento. Los tumores pueden ocasionar que una parte del cuerpo se debilite o se sienta paralizada. También se pueden afectar la audición, la vista y el sentido del olfato. Las personas que presenten cambios de personalidad puedan pensar de manera clara requieren de atención médica inmediata, que sean propensas a confusiones y que no puedan pensar de manera clara requieren de atención médica inmediata.

Existen muchos tipos de tumores cerebrales, algunos de los cuales pueden tener varios nombres. Incluso los neuropatólogos, que son quienes diagnostican estos tumores, suelen ser a veces inconsistentes en la manera denombrarlos. Los tipos más comunes son:
  • Neuroma Acústico
  • Astrocitomas
  • Cordomas
  • Papiloma de Plexos Coroides
  • Craneofaringioma
  • Ependimoma
  • Ganglioneuromas
  • Gliobastoma multiforme
  • Gliomas
  • Meningiomas
  • Mixtos, gliomas del nervio óptico y gliomas del tronco encefálico
  • Oligodendroglioma
  • Tumor Pineal
  • Adenoma Pituitario
  • Tumor Primitivo neuroectodérmico
  • Schwannomas
  • Tumores Vasculares

Causas y Factores de Riesgo

Los factores de riesgo incluyen exposición por periodos prolongados a la radiación iónica o a los químicos, tales como: Cloruros de vinilo, hidrocarburos aromáticos, triasenes y compuestos de N-nitroso. Enfermedades hereditarias como esclerosis tuberosa, y enfermedad de Yon Hippel-Lindau, pueden hacer que una persona sea más susceptible a los tumores cerebrales. Tres de cada cinco personas que tiene tumores en el cerebro son malignos. Los tumores cerebrales son más comunes en jóvenes y en adultos, pero pueden presentarse a cualquier edad.

Diagnóstico

Los síntomas que presenta el paciente indican la presencia de un tumor en el cerebro y el lugar donde se localiza. El doctor puede realizar un examen neurológico para determinar si los sentidos, reflejos, estado mental y la memoria están trabajando normalmente en el paciente. También puede ordenar pruebas de imagen que incluyan una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (MRI) del cerebro, para detectar con exactitud el tumor cerebral y saber su tamaño. Se puede realizar también una biopsia para identificar el tipo de tumor cerebral y saber si es maligno (canceroso).

Durante la biopsia, se obtiene una pequeña cantidad de tejido canceroso y se analiza bajo el microscopio. Una biopsia se puede realizar durante la cirugía en donde ser extirpa todo o parte del tumor. Los tumores que se encuentran muy profundos no son seguros de accesar. En dichos casos, el procedimiento de una biopsia se realiza utilizando una técnica de aguja tridimensional en donde equipo especial de imagen guía la colocación de la aguja para permitir que la células se obtengan a través de la aguja.

A veces una biopsia de la medula se realiza para que el líquido de la medula pueda ser recolectado y examinado en busca de células cancerosas. Si el tumor está causando presión en el cerebro, este procedimiento no se puede llevar a cabo porque cualquier cambio repentino en la presión del cráneo puede ocasionar herniación (protusión de una membrana). La herniación es una de las posibles complicaciones más peligrosa de un tumor cerebral y la cual puede ocasionar serios problemas en la respiración, ritmo cardiaco y presión sanguínea. A menos que se detecte a tiempo, la herniación resulta con el tiempo en coma y la muerte.

Tratamiento

En tanto que sea posible, los tumores en el cerebro se deben extirpar por medio de cirugía. Mientras que la mayoría se puede extirpar con muy poco o casi ningún daño al cerebro, otros se localizan donde la extirpación es muy difícil o casi imposible de hacer sin destruir partes críticas del cerebro. El daño cerebral causado por los cirujanos puede resultar en parálisis parcial, cambios en la sensación (sensibilidad), debilidad y empobrecimiento del pensamiento. A pesar de lo anterior, el extirpar un tumor es necesario cuando atenta contra importantes estructuras cerebrales. Incluso cuando su malignidad no se pueda curar, la cirugía puede ayudar a reducir el tamaño del tumor, a disminuir los síntomas y a determinar el tipo de tumor y el mejor tratamiento.Otros tratamientos para tumores en el cerebro son:

Servicios y Recursos - Cedars-Sinai

Para más información o para hacer una cita, por favor comuníquese con nosotros por medio: Correo electrónico.

Teléfono:
La oficina en México, Ciudad de México
Teléfono: 55 5081 8161
Contacto: Margo Torres

Estados Unidos, Los Ángeles, California
Teléfono: (310) 423-7890; fuera el EE.UU 001 (310) 423-7890

print button