Aneurisma en el Cerebro

Un aneurisma en el cerebro es una debilidad en la pared de una arteria que ocasiona una bolsa o una dilatación en un vaso sanguíneo. Las delgadas paredes de un aneurisma se pueden romper lo que causa una hemorragia en los tejidos del cerebro.

Síntomas

Existen por lo general pocos síntomas de un aneurisma en el cerebro. Algunas veces, un aneurisma en el cerebro presiona a un nervio o gotea pequeñas cantidades de sangre antes de tener una ruptura mayor, lo que produce signos de advertencia. Estos síntomas, que pueden ocurrir en minutos o semanas antes de una ruptura son:

  • Severo dolor de cabeza
  • Dolor en la cara
  • Visión doble, párpado caído u otros problemas con la visión.
Si usted tiene estos síntomas, deberá consultar a su doctor lo más pronto posible para que se tomen los pasos necesarios y así prevenir una hemorragia.

Una ruptura real puede producir los siguientes síntomas:

  • Un repentino dolor muy severo de cabeza.
  • Una breve pérdida de la conciencia a la cual le sigue por lo general el dolor de cabeza. Algunas personas permanecen en coma, pero la mayoría de los pacientes se despiertan sintiéndose confundidos y con sueño. Después de algunos minutos u horas, el paciente puede volverse a sentirse confundido y con sueño.
  • Vómito
  • Mareos
  • A menudo aparecen variaciones frecuentes en el ritmo cardiaco y en la respiración.
  • Convulsiones
  • Parálisis en uno de los lados del cuerpo o problemas neurológicos ( que le ocurren aproximadamente al 25% de las personas con hemorragia subaracnoidea)

Diagnóstico

Debido a que los aneurismas del cerebro son silenciosos hasta que ocasionan hemorragia en el cerebro, un diagnóstico a tiempo es difícil. Un diagnóstico de hemorragia subaracnoidea se puede realizar a través de una tomografía computarizada (TC) escáner. Si la TC escáner no es concluyente, se puede realizar una punción lumbar (punción de la columna) para confirmar o descartar el diagnóstico.

Aproximadamente un tercio de las personas que tienen una hemorragia subaracnoidea mueren durante la hemorragia debido al extenso daño cerebral. Sin el tratamiento adecuado para el aneurisma cerebral, del 20% al 30% tendrán una segunda hemorragia dentro del primer mes y aquellos que superen los tres meses tienen un aproximado 3% de probabilidades cada año de tener otra hemorragia. Una hemorragia recurrente tiene el 70% de mortandad. Debido a este nada alentador pronóstico en cuanto a la demora de una terapia definitiva, es imperativo que acuda a un centro de excelencia que tenga experiencia en el tratamiento de una hemorragia subaracnoidea.

Tratamiento

Los síntomas de una hemorragia subaracnoidea requieren de una evaluación de emergencia y tratamiento. Si se confirma una hemorragia subaracnoidea y el paciente está medica y neurológicamente estable, los miembros del equipo de accidentes cerebrovasculares consultarán acerca del tiempo y de la elección para el mejor diagnóstico y las opciones de tratamiento. Por lo general, una angiografía por resonancia magnética (MRA), una angiografía por medio de una tomografía computarizada (TCA) y/o una angiografía de contraste se utilizan para determinar el tamaño exacto y el lugar del aneurisma en el cerebro. Dependiendo de los resultados se elige una radiología intervensionista, una neurocirugía o la combinación de ambos enfoques. Para poder tomar las decisiones adecuadas para cada paciente es de vital importancia contar con doctores con experiencia, juicio y conocimientos.

Servicios y Recursos - Cedars-Sinai

Para más información o para hacer una cita, por favor comuníquese con nosotros por medio: Correo electrónico.

Teléfono:
La oficina en México, Ciudad de México
Teléfono: 55 5081 8161
Contacto: Margo Torres

Estados Unidos, Los Ángeles, California
Teléfono: (310) 423-7890; fuera el EE.UU 001 (310) 423-7890

print button