Enfermedad Degenerativa del Disco

Casi todos mostramos algunos signos de desgaste y desgarramiento en los discos de la columna a medida que estos envejecen. Sin embargo, no todos, tendremos síntomas que se describan como una enfermedad degenerativa del disco. La verdad es que no siempre una enfermedad degenerativa del disco hace referencia a una afección en donde el dolor se ocasiona por un disco dañado. Una amplia intensidad y variedad de síntomas se relacionan con esta enfermedad.

Discos de la Columna Vertebral

Los discos son como amortiguadores de impacto entre los huesos de la columna vertebral y están diseñados para ayudar a mantener a la columna flexible mientras resisten grandes fuerzas en diferentes niveles del movimiento. Cada disco consta de dos partes:

  • Una capa exterior sólida y resistente (anulus fibroso). La porción exterior de esta capa contiene nervios. Si el disco se desgarra en esta área puede ser muy doloroso.
  • Un centro suave y gelatinoso (núcleo puposo). Esta parte del disco contiene proteínas que al contacto con el tejido provocan que éste se inflame y duela. Si esta proteína llega a filtrarse a los nervios de la capa exterior del disco causará gran dolor.
  • A diferencia de otros tejidos del cuerpo hay bajo suministro de sangre al disco. Una vez que un disco sufre algún daño, no se puede reparar por sí mismo, y una degeneración en espiral comenzará en tres etapas que tendrán lugar durante los siguientes 20 o 30 años:
  • Un dolor agudo dificultará un movimiento normal de la espalda.
  • El hueso que sufrió el daño se vuelve algo inestable. Durante un periodo largo de tiempo, el paciente sufrirá dolores que irán y vendrán en la espalda.
  • El cuerpo reestabiliza el segmento de la espalda dañado. Los pacientes experimentan una disminución en los periodos de dolor de espalda.

Los siguientes rayos X muestran del lado izquierdo el deterioro de los discos antes de la cirugía; del lado derecho se observa una radiografía de los discos después de una cirugía tradicional de fusión de la columna vertebral.

 

Síntomas

Una persona de 30 o 40 años y con una enfermedad degenerativa del disco se mantiene activa, y se considera sana. Algunos síntomas de esta enfermedad son:

  • Dolor que empeora cuando se está sentado. Ya que, mientras se está sentado, los discos de la parte baja de la columna tiene tres veces más carga sobre de ellos que cuando se está de pie.
  • Dolor que empeora cuando uno se inclina, carga algún objeto o gira.
  • Se siente mejor cuando camina o incluso cuando corre que al estar sentado o de pie por periodos largos.
  • Se siente mejor cuando cambia seguido de posición o al recostarse.
  • Periodos de dolor agudo van y vienen. Estos periodos pueden durar desde pocos días hasta algunos meses antes de mejorar. Y pueden oscilar desde un dolor latente hasta un dolor agudo o hasta un dolor que llegue a incapacitar.
  • El dolor puede afectar la parte baja de la espalda, glúteos y muslos o el cuello dependiendo de donde se localice el disco dañado.
  • Adormecimiento y cosquilleo.
  • Debilidad en los músculos de las piernas o pies pueden ser un signo de que existe daño en la raíz del nervio.

Causas y Factores de Riesgo

Varios factores pueden causar que los discos se degeneren, incluyendo la edad. Algunos factores específicos son:

  • El secado del disco. Cuando nacemos, el disco es aproximadamente 80% agua. Conforme envejecemos, el disco se seca y ya no absorbe como debería los impactos.
  • Las actividades diarias y los deportes ocasionan desgarramiento en el exterior del centro del disco. Cuando se alcanza la edad de 60 años, la mayoría de las personas tienen una degeneración en el disco. Sin embargo no todas las personas de esa edad sufren de dolor de espalda.
  • Las heridas que puedan causar hinchazón, dolor e inestabilidad pueden resultar en dolor en la parte baja de la espalda.
  • Algunas personas tienen terminaciones nerviosas más profundas en el área exterior del disco. Y esto les puede ocasionar que sean más sensibles al dolor en la espalda.

Diagnóstico

Un diagnóstico se basa en la historia clínica y en un examen físico, así como, en los síntomas y en las circunstancias que dan origen al dolor. Una resonancia Magnética (IRM escáner) muestra el daño en los discos, pero por sí sola no puede confirmar una enfermedad degenerativa del disco.

Tratamiento

Algunas opciones de tratamiento incluyen el reemplazo artificial del disco.

Servicios y Recursos - Cedars-Sinai

Para más información o para hacer una cita, por favor comuníquese con nosotros por medio: Correo electrónico.

Teléfono:

La oficina en México, Ciudad de México

Teléfono: 55 5081 8161

Contacto: Margo Torres

Estados Unidos, Los Ángeles, California

Teléfono: (310) 423-7890; fuera el EE.UU 001 (310) 423-7890