Enfisema

El aire viaja a los pulmones a través de dos grandes vías que se llaman bronquios. Estas grandes vías más adelante se dividen en miles de pequeñas rutas que se llaman bronquiolos. Al final de los bronquiolos se encuentran un grupo de sacos de aire o alvéolos. Hay aproximadamente 300 millones de alvéolos en cada pulmón. Durante la inhalación, estos diminutos, sacos de aire con forma de globo se expanden y dispersan el oxígeno a través de sus delgadas paredes hasta la sangre. Cuando una persona exhala, los sacos se contraen y expulsan el aire que utilizaron (dióxido de carbono) de su cuerpo.

El enfisema es una enfermedad crónica que afecta a la respiración normal. Y ésta ocurre cuando las delicadas paredes de los sacos de aire (que son muy elásticas) se inflaman, ocasionando así que pierdan su elasticidad natural. Estos sacos se sobre expanden y pierden su capacidad de llenarse y de contraerse de manera adecuada. Mientras el aire queda atrapado en estos pequeños sacos, algunos se rompen y forman un gran espacio de aire en vez de varios diminutos. El aire que se inhaló no puede ser completamente liberado, y la respiración se vuelve cada vez más difícil.

Síntomas

EL primer signo de esta enfermedad es la sensación de no poder obtener suficiente aire. En las etapas iniciales del enfisema, la falta de aire (disnea) sólo puede identificarse cuando se realiza alguna actividad. En las etapas avanzadas, una persona luchará por obtener aire incluso cuando esté tranquilamente sentada o recostada. Otros síntomas son:

  • Una leve pero constante tos
  • Silbidos al respirar
  • Una producción continua de mocos o flemas
  • Se siente cansado, debido a la falta de oxígeno en el cuerpo
  • Falta de apetito. El comer se vuelve una lucha porque requiere de una mayor respiración
  • Pérdida de peso, ocasionada por la falta de interés para comer.

Causas y Factores de Riesgo

Fumar (incluyendo cigarros, puros y pipa) es la causa número uno de enfisema, la cual representa el 80% de todos los casos. Fumar daña los diminutos cabellos en los tubos bronquiales que se llaman cilios. Los cilios son los responsables de evitar que substancias irritantes y gérmenes entren a las vías de aire. Cuando regularmente las vías de aire no se mantienen limpias, éstas se inflaman y se rompe la fibra elástica. Otras causas de enfisema son:

  • La contaminación del aire, tanto en interiores como en exteriores
  • Gases químicos e irritantes que se encuentran en algunos ambientes de trabajo.
  • Falta de una proteína protectora del pulmón que se llama alfa 1 anti-tripsina. Ésta es una condición genética.
  • La exposición a humo también contribuye a la aparición de enfisema.

Las personas de más de 40 años y que hayan fumado por largos periodos de tiempo en su vida tienen un alto riesgo de enfisema. Los pacientes con enfisema tienen un elevado riesgo de padecer otras enfermedades pulmonares, como bronquitis, neumonía, asma y cáncer en el pulmón.

Diagnóstico

Después de haber realizado una cuidadosa historia clínica, tomando en consideración el tiempo que lleva fumando la persona y que tan severos son los síntomas, el doctor revisará el pecho y los pulmones. Él o ella también revisarán el corazón para ver si el enfisema ocasionó daño al corazón. Se llevarán a cabo algunas pruebas para determinar que tan bueno o tan pobre es el funcionamiento de los pulmones. Dependiendo del estado en el que se encuentre la enfermedad el doctor puede hacer otras pruebas como:

  • Medir la cantidad de oxígeno en la sangre
  • Determinar las cantidades de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre (análisis de gases arteriales en sangre)
  • Una prueba de capacidad pulmonar, para medir el bloqueo que existe en las vías aéreas.
  • Rayos X
  • TAC escáner

Tratamiento

Ya que el daño en los pulmones que causó el enfisema no es reversible, el primer tratamiento es dejar de fumar. Esto puede detener o reducir enormemente el proceso de la enfermedad. Otras opciones para el tratamiento de enfisema son:

  • El uso de bronquiodilatadores, que son medicamentos que ayudan a relajar los músculos que rodean a las vías.
  • El uso de corticosteroides, que son medicamentos inhalados que se utilizan para reducir la inflamación de las frágiles paredes de las vías.
  • Vacunarse contra la influenza y la neumonía para evitar complicaciones.
  • El uso de antibióticos para combatir infecciones
  • La toma de infusiones proteicas para personas que sufren de enfisema tipo genético.
  • El uso de suplementos de oxígeno, el cual viene en tres presentaciones: gas comprimido, líquido frío y concentrador de oxígeno. Todos diseñados para el uso del paciente en el hogar.
  • Cirugía de reducción del volumen pulmonar
  • Transplante de pulmón, es una cirugía muy compleja en donde se extrae el pulmón afectado y se remplaza con el de un donador.

Servicios y Recursos - Cedars-Sinai

Para más información o para hacer una cita, por favor comuníquese con nosotros por medio: Correo electrónico.

Teléfono:

La oficina en México, Ciudad de México

Teléfono: 55 5081 8161

Contacto: Margo Torres

Estados Unidos, Los Ángeles, California

Teléfono: (310) 423-7890; fuera el EE.UU 001 (310) 423-7890